verano y pareja

DESDE DOCTORALIA

Victoria Martin Jimenez - Doctoralia.es

DESDE MUNDOPSICÓLOGOS

Verano y relación de pareja

Estamos esperando el verano todo el año. Nos gusta el buen tiempo, el sol, la llegada de las esperadas vacaciones y esto nos permite estar más contentos, con un mejor estado de ánimo.

Dejamos de trabajar por unos días, esto supone tener más tiempo para nosotros mismos, algo de lo que nos quejamos a lo largo del año. Podremos compartir más tiempo con nuestra pareja, y hacer todas esas cosas que la rutina diaria no nos permite.

Sin embargo, los terapeutas de pareja sabemos la dificultad de este periodo, y cada mes de septiembre vemos como las consultas se llenan de pacientes que después de las vacaciones han tomado la decisión de acudir a terapia para conseguir mejorar su relación después de darse cuenta de que las cosas no van como a ellos les gustaría.

Las parejas tienen unas expectativas poco realistas ante las vacaciones:

Creen que sus conflictos surgen por la falta de tiempo y la rutina diaria: dificultad de conciliar horarios laborales y familiares, un ritmo de vida acelerado que dificulta la relación y crea los conflictos.

En vacaciones todo se solucionará, los dos miembros parten con la expectativa de que, al tener más tiempo, lo problemas se resolverán solos.

Sin embargo, la realidad se impone:

Al pasar tiempo juntos las tensiones acumuladas durante el año salen: si miramos individualmente los conflictos parecen poco importantes, pero uno y otro y otro, van sumando y será difícil que sepamos afrontarlos adecuadamente, y esto puede hacer peligrar la relación.

Otro aspecto importante es que durante las vacaciones tenemos que compartir más tiempo con nuestra pareja, el no estar acostumbrados a esta situación puede generar una sensación de agobio en vez de ser una fuente de refuerzo. A veces esto también supone perder nuestro espacio personal, ya que pasamos todo el día con la pareja.

El tiempo con las familias de origen, las actividades de los hijos, encontrar las fechas y el destino también pueden generar roces entre la pareja.

¿Que podemos hacer para evitar esto? Algunas recomendaciones sencillas:

Ajustad expectativas: No creáis que serán las vacaciones de vuestra vida. Las parejas de verdad discuten, tienen pequeños enfrentamientos, es normal. Lo importante es saber gestionarlo y solucionar los conflictos de forma tranquila

Sed flexible: No se trata de ceder siempre, pero si de entender al otro y conseguir llegar a un acuerdo en el que los dos nos sintamos cómodos

Planificad vuestro viaje juntos, encontrar un lugar que os encaje a los dos, aunque no tengáis los mismos gustos.

Repartid responsabilidades y tareas: Tanto en la planificación del viaje, como en las que surjan en el lugar de vacaciones. Si hacéis este trabajo en equipo os ayudará a recuperar parte de la confianza en la pareja y la complicidad perdida.

Avivad la pasión: Es importante buscar espacios para encontraros, para hablar de banalidades, para estar los dos solos, dialogar de vuestros proyectos individuales y conjuntos, realizar actividades conjuntas que os gusten a los dos y recuperar vuestra vida sexual.

Las vacaciones no son la solución a los problemas de pareja, incluso en ocasiones hacen que la relación se deteriore más. Si consideras que tu relación en esta en crisis y necesitas ayuda no dudes en consultarme.

Victoria Martín

www.psicologiavictoriamartin.es