post-separacion

DESDE DOCTORALIA

Victoria Martin Jimenez - Doctoralia.es

DESDE MUNDOPSICÓLOGOS

Nos separamos: ¿Cómo afectará a nuestros hijos?

A veces el amor no es suficiente y aquella relación que fue maravillosa en sus comienzos, se torna en insoportable: todo son quejas, reproches y enfados. Llega un momento de tomar una decisión, una decisión difícil y que se complica cuando la pareja tiene hijos.

Muchos son los miedos e incertidumbres que los padres tienen sobre como afectará está decisión a la vida de sus hijos, no se dan cuenta que la situación actual ya les está afectando y no han llegado a tomar una decisión esperando que de repente todo vuelva a ser como era antes y volver a la “normalidad”.

Los padres se plantean si es mejor permanecer juntos por el bien de los hijos. Está claro que para un hijo lo mejor es vivir con unos padres que se quieran, que sean felices juntos y que quieran a su hijo. Pero cuando esto no es posible y los padres discuten y pelean delante de sus hijos ponen en peligro su bienestar. Cuando separarse supone una reducción de conflictos entre los padres, seguramente sea beneficioso para ellos una separación.

El divorcio va a afectar a toda la familia, y especialmente a los hijos, les genera una gran tensión. En unos primeros momentos se puede manifestar por síntomas de ansiedad, depresión, furia, desobediencia, bajada del rendimiento escolar entre otros. No todos los niños reaccionan de la misma manera , y hay niños que no presentan problemas, esto ocurre frecuentemente cuando pasan de vivir en una casa en la que los conflictos eran constantes a vivir en una casa en la que hay tranquilidad y desaparecen las discusiones.

La forma en la que los padres actúen durante y después del divorcio va a influir mucho en como lo vivan sus hijos y como se adapten a él. Factores a tener en cuenta :

  • Cuanta mayor sea la cooperación entre los dos cónyuges más fácil será para los hijos.
  • Deben evitar discutir con su expareja delante de ellos, es uno de los factores que más influyen en la adaptación de los niños a la nueva situación.
  • No hablar mal de la otra parte de la pareja delante de los niños, nunca se debe olvidar que es su padre o su madre y eso está por encima de cualquier otra circunstancia.
  • Se debe mantener una línea constante en la forma de educar a los niños y en los límites que se establecen. Es muy desconcertante para el niño que algunas cosas si se puedan hacer en casa de papá y no en casa de mamá, o al revés. Esto genera muchos conflictos y no permite tener claro lo que está bien y lo que está mal.
  • Dejarles muy claro que ellos no son los culpables de vuestra separación, que es una decisión vuestra porque consideráis que va a ser mucho mejor para toda la familia, pero que os seguís queriendo y por supuesto que también les queréis mucho a ellos . Muchas veces ellos consideran que es por su culpa y asumen la responsabilidad de intentar arreglar lo que han roto. Es muy importante que se den cuenta que ellos no pueden hacer nada para cambiar vuestra decisión y que no es su responsabilidad.
  • Explicarles como van a ser las cosas a partir de ahora, para evitar en la medida de lo posible los miedos e incertidumbres. Explicarle que va a tener dos casas, que seguirá viendo a los dos , que tendrá sus juguetes en las dos y que podrá visitar a uno y otro cuando quiera. También podrá llamarles, que papa y mama siguen ahí para lo que necesite.

Si la pareja consigue seguir estas pautas, seguramente el proceso de separación sea difícil, porque siempre lo es, pero se conseguirá mas rápido la adaptación y se acompañará a los niños esta complicada etapa de su vida.

Sin embargo en ocasiones los adultos no somos capaces de dejar a un lado nuestros conflictos y anteponer el bienestar de nuestros hijos a nuestras necesidades. Si el proceso de separación se complica y vemos que los problemas nos desbordan, lo mejor es acudir a un profesional que nos pueda ayudar.