psicología insomnio

DESDE DOCTORALIA

Victoria Martin Jimenez - Doctoralia.es

DESDE MUNDOPSICÓLOGOS

Insomnio. ¿Por qué no puedo dormir?

El sueño es una necesidad básica que es fundamental para la supervivencia del organismo, lo mismo que la alimentación o el oxígeno que respiramos. Dormir es una actividad que puede verse modificada por muchas variables, tanto psicológicas, físicas o ambientales. Uno de los trastornos más frecuente del sueño es el insomnio que es una situación que sufren el 25 % de las personas en mayor o menor medida a lo largo de su vida.

Las personas que sufren insomnio, normalmente se quejan de dificultades para iniciar y mantener el sueño o de no tener un sueño reparador. Esta alteración del sueño provoca fatiga durante el día que provoca un malestar que influye en la vía social, laboral u otras áreas de la persona que lo sufre.

Habitualmente el insomnio se presenta tras un acontecimiento que ha dado lugar a un estrés no habitual en la persona que lo sufre. Cuando se pasa por un periodo de insomnio que se mantiene en el tiempo, se desencadena un miedo intenso y creciente a padecerlo y una preocupación sobre sus consecuencias. Esto crea un círculo vicioso que tiende a mantener el problema.

Cuando llega la noche y el momento de acostarse, estas personas se sienten tensas, preocupadas, ansiosas e incluso tristes. Dan vueltas a la idea de no conseguir dormir los suficiente, a sus problemas personales y a preocupaciones sobre su estado de salud. En ocasiones intentan mitigar esta tensión con la tomando algún tipo de fármaco para dormir. Por las mañanas se quejan de sensación de cansancio físico y mental, y durante el día están tensos e irritables.

La ansiedad es uno de los factores que mas influyen en el insomnio, cualquier situación de ansiedad conlleva inevitablemente a problemas para conciliar y mantener el sueño. De esta misma forma el no poder conciliar el sueño, genera una seríe de pensamientos amenazantes que incrementan el malestar y las respuestas de ansiedad, se crea así un circulo donde nuestros pensamientos (“ ¿ Y si me vuelve a pasar?”, “seguro que esta noche tampoco puedo dormir”,” es insoportable, si no duermo no podre trabajar” nuestras reacciones fisiológicas ( sudoración , taquicardia, mal estar, falta de oxigeno….) y comportamientos se alteran ( acostarme siempre a una hora, si me acuesto a la vez que mi pareja no podré dormir, establecer unos rituales que se tienen que mantener, etc…) dificultando las condiciones para dormir, conciliar el sueño y mantenerlo. Muchas veces el malestar y el agotamiento que estos pacientes presentan por la mañana tiene mucho que ver con la ansiedad sufrida, tanto durante el día como durante la noche, más que con la ausencia de sueño.

Cada caso es único y es necesario una buena evaluación por parte del terapeuta para poder seleccionar el tratamiento más adecuado , en un próximo articulo daremos algunas indicaciones para mejorar esta situación si estas atravesando por ella.

Si no puedes dormir, podemos ayudarte a mejorar esta situación.

Victoria Martín

www.psicologiavictoriamartin.com